La influencia China en la Cooperación Sur-Sur Latinoamericana, durante la segunda década del Siglo XXI

la influencia china en la cooperacion sur sur latinoamericano Analizar hoy la Cooperación Sur-Sur en AL requiere de asumir connotaciones distintas a las de hace 15 años. En efecto, si en los primeros años del nuevo milenio pudo considerársele como el despertar de nuestra región frente a “la pesadilla neoliberal”, es durante esta segunda década del siglo XXI que se presenta como una especie de “siesta posneoliberal”, que se desenvuelve dentro de una crisis económica que irrumpe cada día más en los países en desarrollo.

Durante la primera década del siglo XXI los países latinoamericanos han reinterpretado las relaciones internacionales, regionales y domésticas en un escenario cambiante y complejo (Oyarzún y Astroza, 2012:10); desde la perspectiva de la economía política, el regionalismo ha sido una respuesta que pretende un desarrollo regional y humano en donde ha resultado clave el papel del Estado en la vinculación con el mercado y la sociedad (Bizzorero, 2011). En este sentido, los procesos integracionistas en nuestra región se han visto plenamente identificados por el choque entre aquellos que pugnan por la construcción de una alternativa al sistema capitalista y otros que pugnan por la continuidad de este, bajo condiciones de heterogeneidad y segmentación que son resultado de la diversidad de actores copartícipes en diversas alianzas de carácter estratégico, llevando a la reducción de su capacidad de injerencia para la generación de resultados. Estos modelos de cooperación regional presentaron nuevas relaciones de poder en abierta oposición al neoliberalismo y por ende a los EUA (Moreno et al, 2014).

La superación del regionalismo abierto2 de las décadas de los ochenta y noventa que se había basado en la liberalización económica y comercial, sustentada en los Tratados de Libre Comercio, implicó para AL el despertar de una fuerza contrahegemónica que se concretaría inicialmente en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), y que posteriormente tomaría mayor fuerza en esquemas como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). De esta manera, los esquemas de Cooperación Sur-Sur de carácter estratégico de principios de milenio han representado una experiencia inédita en la región, posibilitando un reposicionamiento regional con mayores grados de autonomía en el proceso de construcción global de un mundo multipolar y pluricéntrico. En el cual, el control y gestión racional de los recursos naturales se han constituido como un desafío teórico-práctico de gran magnitud tanto en términos de construcción de alternativas, como en el sentido viable del mismo proyecto neoextractivista.

Es así que el así llamado regionalismo estratégico3 basado en el uso, control y gestión de los recursos naturales ha sido el factor determinante que ha consolidado los esquemas actuales de integración latinoamericanos. Al respecto Maristella Svampa (2013) acuñaría de manera acertada el termino Consenso de las Commodities, para referirse a el alza de los precios de las materias primas a nivel global, que implicaron el crecimiento económico de aquellos gobiernos que a partir del nuevo mileno habían llegado al poder con una postura de izquierda, nacionalizando para ello sus sectores estratégicos tales como: la minería, los hidrocarburos, etc. Asimismo, el Neoextractivismo4 generaría la disminución de los índices de pobreza en la totalidad de los países con gobiernos de orientación progresista.

Por tanto, a lo largo de la primera década del Siglo XXI este tipo de cooperación surge en contraposición al denominado mainstream eurocentrista; teniendo su génesis en la Conferencia de Bandung5 (1955) y la posterior contraposición al proyecto neoliberal de la década de los noventas, como una respuesta obligada a la imposición de las nuevas dinámicas internacionales planteadas por las grandes potencias hacia los países subdesarrollados en una relación Centro Periferia, que llevaba a la institucionalización del Sistema Tradicional de Ayuda incapaz de generar bienestar y desarrollo para la mayoría de los países, sino más bien inclinándose a beneficiar aquellos mejor posicionados.

Así que una vez iniciado el nuevo siglo –dentro del cual se gestaba la denominada crisis multidimensional de la economía mundial–, el multilaterismo estratégico iría incrementando los flujos de CSS, acrecentando con ello el abanico de temáticas y actores participes de ella que encontrarían en el llamado despertar del Sur la sinergia necesaria para irse posicionando como una alternativa a la tradicional Cooperación Norte-Sur. Al respecto, consideramos pertinente el señalar que a pesar de la coincidencia de sus historias, estos países que se inscriben dentro de la propuesta Sur-Sur no constituyen un grupo homogéneo ya que cada uno de ellos posee sus particularidades con respecto a las relaciones socio-económicas, político-culturales e interés estratégicos; por lo que no deben ser catalogados como iguales al momento de considerar el diseño de sus políticas y el rumbo que cada uno de ellos persiguen.

La CSS actualmente comprende a la cooperación que realizan los denominados países del Sur Global6 con un enfoque generalmente político, orientado a fortalecer su autonomía, así como sus relaciones bilaterales y multilaterales, con el claro objetivo de acceder a mayores cuotas de poder, influencia y acceso en los diversos ámbitos e instituciones internacionales; apoyándose en el ideal de que pueden afrontar problemas comunes cooperando. Es de esta manera que a medida que avanza el nuevo siglo, queda evidenciado como la CSS sigue escalando peldaños que le llevan a situarse como un elemento central en la agenda internacional de estos países del Sur Global; al tiempo que ha ido adquiriendo mayor relevancia entre aquellas potencias occidentales que ven en ella un mecanismo que puede permitirles mantener su influencia y control sobre el Sistema de Ayuda Tradicional.

La influencia China en la Cooperación Sur-Sur Latinoamericana, durante la segunda década del Siglo XXI

Giuseppe Lo Brutto Profesor-investigador del Posgrado en Sociología del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” (ICSyH), Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México. giuseloby@msn.com Cruz Humberto González Gutiérrez Centro de Estudios del Desarrollo Económico y Social (CEDES), Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México. cruz.gonzalezg@gmail.com El contenido que nutre el presente documento fue presentado y debatido durante las jornadas de trabajo del Primer Encuentro-Seminario del Grupo de Investigación en Cooperación Sur-Sur e Integraciones Regionales de la Red Española de Estudios del Desarrollo (G.I. CSS-REEDES), llevados a cabo en la Universidad de Cantabria, Santander, España del 2 al 5 de junio de 2015. Los autores agradecen las aportaciones realizadas para el enriquecimiento del presente trabajo a los miembros del grupo de investigación, particularmente al Dr. Rafael Domínguez Martín, Dr. Bruno Ayllón Pino, Dr. Francisco Santos Carillo, Mtro. Martín Rivero Illa y la Mtra. Analilia Huitrón Morales. Los autores son responsables de los juicios y posibles errores. Cátedra de Cooperación Internacional y con Iberoamérica – Universidad de Cantabria E.T.S. Caminos, Canales y Puertos Centro de Desarrollo Tecnológico Avenida de los Castros s/n 39005 Santander, SPAIN © Giuseppe Lo Brutto y Cruz Humberto González Gutiérrez ISBN 978-84-695-9574-9

La influencia China en la Cooperación Sur-Sur Latinoamericana, durante la segunda década del Siglo XXI

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s